domingo, 11 de agosto de 2013

Miró era imperialista... Sus obras en Tucumán


En realidad, no, no era imperialista. El título era una treta para llamar la atención con mezcla de chiste, esos que surgen cuando ves una muestra rodeada de gente demasiado creativa.

En fin, vamos a Joan Miró y esta muestra titulada "El Jardín de las maravillas", curada por Massimo Scaringella y organizada en coordinación con la Provincia de Tucumán y la Oficina cultural de la Embajada de España en Argentina. Como reza el catálogo, en la muestra tiene protagonismo la obra gráfica del artista, ya que la componen en su mayoría litografías, junto a aguafuertes y xilografías, pertenecientes a la década de los 70's, un recorte entre lo gráfico y lo setentista que nos da una mirada particular de la producción del artista.

En todas las piezas se hace visible el tratamiento "mironiano" a pesar de la distancia del gesto, presente en la obra pictórica del artista; de alguna manera estas técnicas de grabado abrían otras posibilidades compositivas y creativas a Miró. El gran impacto de las formas recortadas, de los plenos de colores absolutamente plenos -valga la redundancia- y saturados, junto a las composiciones resueltas en un aparente caos que a veces resulta ordenado, hablan de un proceso del autor por retornar a lo primario en el arte y otorgarle un nuevo valor o volver la mirada hacia este: "pienso que al final de mi vida habré reencontrado todos los valores de la niñez", cita al artista en una página del catálogo que deja un espacio en blanco, como los libros para colorear de niños, para crear una obra propia al estilo de Miró. Esto es clave para abordar esta muestra: la creación inicial, la que hacen los niños, la que hicimos todos en la niñez, resurge de la producción de Miró con una nueva importancia, renovadora en sí misma y para el sujeto que la mira.

Hay que resaltar la aplaudible iniciativa de los organizadores y curadores de integrar a la muestra un mural interactivo, realizado por el artista Dante Martínez Figueroa (no Diego, como se dijo en la inauguración, sino Dante), instalado en la sala de adelante, que con recortes de las obras de Miró y otras herramientas, se puede dibujar, pintar y componer "en el aire", como dibujando en la pared; para edades de 3 a 99 años, nadie queda afuera, ni quiere quedar afuera. Abajo, un video, junto a algunas fotos de la muestra.














































1 comentarios:

Publicar un comentario

Recordá que los comentarios tienen como fin el debate que promueva la construcción de pensamiento crítico y pluralista. Están prohibidos insultos, comentarios agresivos y difamación de cualquier tipo. Gracias.